Start-up universitarias: instrumentos críticos para mejorar la transferencia tecnológica

La transferencia de tecnología en la universidad ha estado dominada en gran parte por un modelo basado en la concesión de licencias de patentes universitarias. Este modelo no es rentable para la mayoría de las universidades y se corre el riesgo de alinear la investigación excesivamente respecto a los intereses del sector privado. Sin embargo, el modelo que las universidades adoptan cada vez más es apoyar la creación de nuevas empresas que surgen de su seño (spin-off)  y poner sus resultados de investigación a disposición de la misma con el objetivo de mejorar la transferencia de tecnología.Un reciente informe publicado por The Brookings Institution, prestigioso centro de análisis dedicado a políticas socioeconómicas ubicado en Washington, titulado University Start-Ups: Critical for Improving Technology Transfer  y realizado Walter D. Valdivia analiza la situación de la transferencia de tecnología en las universidades de Estados Unidos. El estudio pone su foco en la necesidad de que las universidades cambien su modelo de transferencia, basado tradicionalmente en las licencias de patentes, a un modelo basado en la creación de spin-off que puedan explotar los resultados de la investigación. Este estudio de que no es un mero problema de las universidades que no pueden hacerlo solas, sino que deben operar dentro de ecosistemas de innovación más amplio y que las regulaciones gubernamentales son fundamentales para ayudar a generar un ambiente adecuado para la iniciativa empresarial.

Los datos que maneja este informe son

  • El modelo de licencias ha generado ingresos altos sólo para unas pocas universidades. La mayoría de las universidades pierden dinero con la gestión de este modelo. En el año 2012, que ha continuado las tendencias de los diez años anteriores en este sector, el 5% superior de los universidades (8 centros) se llevó el 50% de los ingresos de licencias del total del sistema universitario, y el 10% (16 universidades ) tuvieron un 70%, casi tres cuartas partes de los ingresos totales del sistema.
  • No sólo el reparto de los ingresos por licencias son fuertemente asimétricos, sino también el “club” de las universidades con los mayores ingresos por licencias se ha convertido en un club muy restringido y estable:.sólo 37 universidades han sido capaces de alcanzar el top 20 de los ingresos por licencias algún año durante la última década.
  • De las 155 universidades que facilitaron en 2012 datos sobre licencias, la mitad superior en términos de gastos de investigación recibe alrededor del noventa por ciento de los fondos públicos de investigación y de los ingresos por licencias.
  • Con la información sobre los gastos de las oficinas de transferencia de tecnología de las universidades norteamericanas (Tech Transfer Office-TTO, equivalente a las Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación, OTRI, de las universidades españolas), el autor Valdivia estima que, en 2012, 130 universidades no generaron suficientes ingresos de licencias para cubrir los salarios de su personal de transferencia de tecnología y los costos legales de las patentes que gestionan. Más aún, pese a que un 84% de las universidades gestionaron su transferencia de tecnología en números rojos, 2012 fue un buen año, ya que a lo largo de los últimos 20 años el promedio fue de un 87% con saldo negativo.

El informe señala que las universidades en Estados Unidos parecen reconocer que sus modelos de transferencia y comercialización basadas en patentes deben cambiar y se mueven, a lo que términos del autor Valdivia, denomina «el nacimiento del modelo basado en la creación de empresas.»

Tres recomendaciones claves en los Estados Unidos para la creación de un nuevo modelo de transferencia de tecnología:

  1. El gobierno debería ampliar la financiación del programa Small Business Technology Transfer -STTR (programa de los Estados Unidos orientado a la transferencia de tecnología a las PYME) destinando fondos específicos para la creación de spin-off de origen universitario.
  2. El Congreso debería autorizar una excepción en el uso exclusivamente experimental de patentes por parte de los organismos de investigación sin ánimo de lucro.
  3. El gobierno debería aplicar una regla equitativa en la distribución de fondos entre las universidades.

Desacuerdos con las conclusiones

El informe ha sido ampliamente divulgado y comentado en los medios de comunicación de los Estados Unidos (por ejemplo, en el New York Times), pero se ha criticado parte de sus presupuestos y conclusiones.

Un ejemplo de estas críticas es el artículo publicado por Joseph Allen “Does University Patent Licensing Pay Off?” en el que pone su acento en que el análisis de las oficinas de transferencia de resultados de investigación (OTRI) que realiza el estudio de The Brookings Institution contempla sólo parcialmente las funciones y rentabilidad de una OTRI en las universidades norteamericanas. Y especialmente en que se trata de un análisis alejado de la realidad de la transferencia de tecnología.

Más información
Informe University Start-Ups: Critical for Improving Technology Transfer
The Brookings Institution: http://www.brookings.edu/
Artículo “Does University Patent Licensing Pay Off?” de Joseph Allen en IPWatchdog.com Blog

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook