Índice Mundial de Innovación 2014: Suiza, Reino Unido y Suecia lideran el ranking. España pierde un puesto

El Índice Mundial de Innovación (Global Innovation Index, GII) clasifica los resultados de la innovación de 143 países y economías de distintas regiones del mundo, sobre la base de 81 indicadores. El Índice es una publicación conjunta de la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, por sus siglas en inglés WIPO), la Universidad Cornell y el INSEAD. Suiza, el Reino Unido y Suecia encabezó este año el Índice de Innovación Global, mientras que España retrocede un puesto hasta la posición 27. El África subsahariana ha logrado una mejora significativa regional en los rankings anuales.

En el Índice Mundial de Innovación de 2014, que tiene como tema central  “El Factor Humano en la Innovación”, se examina la función que desempeñan las personas y los equipos en el proceso de la innovación. Asimismo, se arroja luz sobre distintos aspectos del capital humano necesario para la innovación, incluida la mano de obra cualificada, la intersección del capital, humano, financiero y tecnológico, la retención del talento y la movilización de personas con formación superior. Comprender el factor humano en la innovación es esencial para la concepción de políticas nacionales y locales que contribuyan a promover el desarrollo económico.Gii2014_ranking

El Índice Mundial de Innovación, que alcanza su séptimo año de publicación en medio de una bien documentada desaceleración de en el crecimiento de la investigación y el desarrollo mundial, se ha establecido como fuente de referencia destacada entre los índices de innovación, y como instrumento de análisis comparativo para encargados de formular políticas, líderes empresariales y otros sectores interesados. El índice mide una serie de indicadores, como son las instituciones dedicadas a actividades relacionadas con la innovación, el capital humano empleado en investigación y las infraestructuras. La sofisticación del mercado y de las empresas del país son otro de los aspectos que puntúan, mientras que la producción de conocimiento y tecnología, así como la creatividad constituyen factores que influyen en la nota final. El informe, publicado conjuntamente por la OMPI, la Universidad Cornell y el INSEAD, establece una clasificación de las capacidades y los resultados de la innovación de las economías mundiales.

Los líderes del GII han creado ecosistemas de innovación bien interconectados, donde las inversiones en capital humano, combinadas con sólidas infraestructuras de innovación contribuyen a sus altos niveles de creatividad. En particular, los 25 primeros países del GII son consistentes en mantener un valor elevado en la mayoría de los indicadores y tienen fortalezas en áreas como:

  • infraestructuras para la innovación, incluidas las tecnologías de información y comunicación;
  • sofisticación empresarial, así como trabajadores con elevados conocimientos, relaciones para la innovación y capacidades para la absorción de los conocimientos;
  • y resultados innovadores, tanto en bienes como en servicios creativos incluyendo la creatividad en línea.

La calidad de la innovación se evalúa también en el GII. En términos de calidad de la innovación (conforme a lo medido por el rendimiento universitario, el alcance de los artículos académicos y la dimensión internacional de las solicitudes de patente) los Estados Unidos de América (EE.UU.) mantiene el primer lugar en el grupo de altos ingresos, seguido por Japón, Alemania y Suiza. Economías calificadas como de renta media-alta están reduciendo la brecha en calidad de la innovación, con China a la cabeza, seguido por Brasil y la India.

Soumitra Dutta (coautor del informe) señala que «Cuando se revisan los indicadores de calidad de la GII, las economías de rentas medio-altas están cerrando la brecha con las economías de rentas altas. China, supera significativamente la puntuación media de las economías de rentas altas a través de los indicadores de calidad combinados. Para cerrar aún más la brecha, las economías de rentas medios deben seguir invirtiendo en el fortalecimiento de sus ecosistemas de innovación siguen de cerca la calidad de sus indicadores de innovación»

El GII 2014 confirma la persistencia de las brechas de innovación a nivel mundial. En el top 10 y top 25 del ranking ha habido cambios, pero la lista de economías allí incluidas permanece inalterada. Existe una brecha difícil donde las economías menos innovadoras tienen dificultades para mantenerse al día con el ritmo de avance de las economías de mejor evaluadas en innovación, incluso aun cuando hagan notables avances. Esto puede explicarse en parte por las dificultades para crecer y retener los recursos humanos necesarios para la innovación sostenida en el tiempo, que es el foco del informe de este año.

Bruno Lanvin (Director Ejecutivo de Índices Globales en INSEAD, y co-autor del informe) subraya que «Como la innovación se ha convertido en un juego global, un número cada vez mayor de las economías emergentes se enfrentan a procesos complejos mediante los cuales ”la mejora del talento” (brain gain)sólo se puede obtener a través de un delicado equilibrio entre la salida (por ejemplo, los ciudadanos que buscan una educación en el extranjero) y la entrada de talento (en el personas de alto rendimiento regresan a casa para innovar y crear puestos de trabajo locales, y las diásporas contribuyen a la competitividad nacional). En todo el mundo, vemos signos alentadores de que esto está sucediendo «.

La situación de España en el GII 2014

La puntuación obtenida por España es similar a la obtenida en 2013, lo que la sitúa en la posición 27 y continúa por encima de países de su entorno como Portugal e Italia. Destaca el hecho de que al analizar indicadores relativos al nivel educativo de un promedio de 49 países de renta alta, España se encuentra entre los 10 primeros en lo que se refiere al nivel educativo como factor humano en la innovación; también hay una mejora significativa de nuestra posición en el ranking de eficiencia de Innovación (gastos/beneficios en innovación) pasando del puesto 101 de 2013 al actual puesto 60: es un avance significativo en el ranking aunque en términos absolutos sólo se ha mejorado un punto (de 0.7 a 0.8). El informe señala que en España (así como en otros países de renta alta) el gasto total en investigación y desarrollo (I+D) descendió a lo largo de la crisis económica y sigue estando por debajo de los niveles de antes de la misma. Como datos significativos de los indicadores para España, cabe destacar la primera posición global en el número de certificaciones ISO9001 y el segundo puesto en la sostenibilidad ecológica de nuestra infraestructura de innovación. En contraposición está el puesto 110 (de 143 países) de gasto en formación en relación al PIB y el puesto 97 en la facilidad de crear nuevas empresas.

Más información
Índice Mundial de Innovación 2014 en la OMPI: Global Innovation Index 2014
Comunicado de prensa de 18 de julio de 2014: http://www.wipo.int/pressroom/en/articles/2014/article_0010.html
Noticia en la OEPM: http://www.oepm.es/es/sobre_oepm/noticias/2014/2014_07_24_Global2014FactorHumanoElementoEsencialInnovacion.html

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook